En las últimas horas, producto de una serie de circunstancias y posiciones políticas, se ha puesto nuevamente sobre el tapate el debate en torno a la alimentación saludable. Sin lugar a dudas esta es una discusión que debe de ser parte de la agenda nacional, pero que además requiere del involucramiento de las organizaciones sociales, pues las determinaciones que se tomen en las instancias del congreso van a incidir de forma muy directa en la salud de todos los peruanos y peruanas.

Es importante mencionar que, en la comisión de defensa del consumidor, la cual es presidida por Miguel Castro (fujimorismo), busca aprobar un dictamen que modifique la actual Ley de Alimentación Saludable (Ley 30021), buscando cambiar el sistema de advertencia, difusión e información sobre el tipo de alimentos que los peruanos consumimos.

Según el Organismo Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la difusión sobre el grado de azúcar, sodio y grasas que contienen los alimentos debe de estar señalada a través de un octágono informativo, octágono que permita identificar la gradación de sustancias que tienen los productos alimenticios. Lo propuesto por la bancada fujimorista, en particular por Daniel Salaverry (miembro de la Comisión de Defensa del Consumidor), es la de implementar un “semáforo” que según el tipo de color colocado en los alimentos indique el alto contenido de azúcar, sodio y grasas.

Respecto a la disyuntiva Saby Mauricio, decana del Colegio de Nutricionistas del Perú menciona que existen estudios vinculados al marketing que mencionan que las personas en el Perú relacionan a los colores “semáforo” con otro tipo de aspectos mas no con el tema de los alimentos. Entonces ¿por qué Miguel Castro y Daniel Salaverry buscan implementar el sistema semáforo desechando las recomendaciones de la OMS? ¿A qué intereses responden?

Frente a estas preguntas resulta necesario mencionar que existe una estrecha relación entre la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la bancada fujimorista, pues conjuntamente buscan evitar el relativo desprestigio que tendría la venta de alimentos al contener una información más certera sobre sus implicancias en la salud. Es de esta manera que la ganancia económica, tanto para la SNI y el fujimorismo, resulta el objetivo primordial de estas fuerzas políticas mas no el cuidado y/o la prevención de la salud de los peruanos.

Teniendo en cuenta dicha situación, desde ForoSalud consideramos un peligro la aprobación de la modificatoria de la Ley 30021, y bregaremos por aglutinar a la mayoría de organizaciones sociales que garanticen la defensa no solamente de los consumidores, sino de la salud de todos los peruanos y peruanas.