ForoSalud, las mujeres y los diversos aliados en la lucha contra la violencia de género salieron a las calles de Lima este sábado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres.

La situación de desigualdad de las mujeres en nuestro país es tangible, se encuentra en los espacios públicos con el acoso callejero, en el ámbito privado con la violencia física y psicológica dentro de la pareja y la familia, con la inequitativa valoración y remuneración del trabajo gracias a la división sexual que se aplica en el ámbito laboral, con la penalización que sufren las mujeres al decidir libremente sobre su maternidad. Todas estas, y muchas más, formas de violencia que se incrementan en una sociedad precaria y se elevan hasta su punto más álgido a través de la gran cantidad de violaciones sexuales y feminicidios tanto a mujeres como a niñas y adolescentes. Es por esto que la coordinadora nacional de ForoSalud. Maggie Pimentel, quien viene manifestándose por la salud de las mujeres, niñas y adolescentes del país, acudió a este llamado de protesta acompañada por las mujeres promotoras de salud de Villa El Salvador, San Juan de Lurigancho y Los Olivos

La salud, derecho que atraviesa las vidas de las mujeres, se encuentra en situación de emergencia, exigiendo voluntad política y organización de la población para una pronta solución. Como ejemplo tenemos los casos de morbilidad materna, 1970 mujeres han muerto por complicaciones en el embarazo o durante el parto en los últimos 4 años y un 14.9% de las muertes maternas corresponden a niñas y adolescentes entre 10 y 14 años. Cifras que unidas a los 7 540 casos de violación sexual reportados entre enero y agosto del 2017, siendo un 75% niñas y adolescentes, donde 34 de cada 100 resultaron embarazadas, llegando así a que cada día, 15 niñas entre 11 y 15 años y 5 niñas entre 10 y 14 años se conviertan en madres producto de violación sexual. ¿Cuántas mujeres y niñas asumieron su maternidad como una obligación después de un evento traumático? ¿Cuántas de ellas murieron en el proceso de ser madres, sin acceso a información, protección y mucho menos salud? ¿Cuántas mujeres, niñas y adolescentes pudieron haber salvado sus vidas gracias a la aplicación del Protocolo de Aborto Terapéutico (PAT)? El suicidio ocupa el primer lugar entre las causas de muerte materna de niñas y adolescentes, seguido por la hipertensión y el aborto inseguro, las mujeres, niñas y adolescentes mueren frente a la ausencia de soluciones para su salud. ¿Por qué hasta el día de hoy la violación sexual no está incluida como causal para el (PAT) Terapéutico? Ahora, 2017, 90 años después de su aprobación, el Congreso de mayoría fujimorista quiere declarar inconstitucional el Protocolo de Aborto Terapéutico, única solución para todos estos casos de muerte materna.

Este es solo un tema dentro de la compleja problemática de las mujeres pues son las mujeres a las que históricamente se les ha encargado la reproducción, haciéndolas así objeto de crueles políticas que vulneran sus derechos reproductivos y sexuales (recordemos las Esterilizaciones Forzadas del gobierno de Alberto Fujimori, por ejemplo); son también las mujeres las que asumen el trabajo doméstico y de cuidado de la familia, siendo las primeras en comprobar directamente las falencias del sistema de salud; son también las mujeres trabajadoras las que por su condición laboral suman una segunda forma de explotación que afecta su salud y el inexistente acceso a los servicios de salud públicos gracias a contratos temporales y especiales; y son las mujeres más pobres, las campesinas alejadas de la más simple posta médica y las de los pueblos originarios atacados por los derrames de petróleo y la contaminación ambiental, las que más cerca de la muerte se encuentran.

Es necesario que todas las mujeres nos unamos en la lucha contra la violencia, contra el maltrato dentro del hogar y en el espacio público (el cual retomamos luego de que se nos fue negado por tanto tiempo), contra la violencia sexual, física y psicológica y un sistema social que no solo la perpetúa sino que nos culpabiliza por ella y nos revictimiza, amparándose en un modelo neoliberal asesino. Cada año el 25 de noviembre es una fecha para tomar las calles, pero las mujeres luchamos a diario, en nuestros hogares, centros laborales y en las largas colas de los hospitales, seguiremos luchando por acceso a información, prevención, recursos, protocolos de atención y salud para todas.

Las convocamos a participar en los tres días de nuestra VIII Conferencia Nacional de Salud: Por el buen vivir, construyamos la salud que queremos; especialmente de nuestra mesa Salud, género y desigualdad.

¡Ni Una Menos, vivas y CON SALUD nos queremos!
¡Por el buen vivir, las mujeres vamos construyendo la salud que queremos!

#SaludEsDerecho
#SaludSomosTodas
#SaludParaLasMujeres
#25N