La GUÍA TÉCNICA considera los siguientes casos:

1. Embarazo ectópico tubárico, ovárico, cervical.

2. Mola hidatiforme parcial con hemorragia de riesgo materno.

3. Hiperémesis gravídica (vómitos) que se resiste al tratamiento con el deterioro grave hepático o renal.

4. Neoplasia maligna (cáncer) que requiera tratamiento quirúrgico, radioterapia y/o quimioterapia.

5. Insuficiencia cardíaca congestiva por cardiopatía congénita o adquirida, con hipertensión arterial y cardiopatía isquémica que se resiste a tratamiento.

6. Presión arterial alta. crónica y severa con evidencia de daño del órgano blanco.

7. Lesión neurológica severa, que empeore con el embarazo.

8. Lupu Eritematoso Sistémico, con daño renal severo resistente al tratamiento.

9. Diabetes Mellitus avanzada, con daño de órgano blanco.

10. Insuficiencia respiratoria severa.

11. Cualquier otra patología materna que ponga en riesgo la vida de la gestante o genere en su salud un mal grave y permanente, debidamente fundamentada por la junta médica.