FORO SALUD – PERÚ

VIII CONFERENCIA NACIONAL

“Por el Buen Vivir, construyamos la salud que queremos”

 

Parte I

DECLARACIÓN POLÍTICA

La VIII Conferencia Nacional del FOROSALUD se ha cumplido con gran éxito cuando la labor de las y los foristas se desenvuelve en un escenario nacional donde la salud de las peruanas y peruanos está siendo impactada severamente por las malas condiciones de vida a las que son sometidas las grandes mayorías nacionales debido a la aplicación de un modelo económico en crisis, el modelo neoliberal, que en el Perú es sustentado en un patrón de crecimiento primario exportador y extractivista el cual niega la diversificación y desarrollo de la industria y la agricultura nacional y, lógicamente, el crecimiento del empleo adecuado, depredando nuestros variados y riquísimos sistemas ecológicos y amenazando la conservación y el desarrollo de la vida en nuestro país. Al mismo tiempo, tales condiciones de vida incrementan, en  términos absolutos y relativos, las enfermedades y daños físicos y psicológicos, crónicos y agudos, endémicos, emergentes y reemergentes; transmisibles y no transmisibles, así como muchas muertes prematuras, perfectamente evitables.

Por si esto fuera poco, la respuesta sanitaria del sistema socio-económico-político dominante se evidencia impotente y caduco para recuperar la salud perdida por nuestras poblaciones, principalmente por la insuficiente e ineficiente atención pública de la salud, con un desarticulado y desfinanciado sistema de atención, cada día más sometido a la lógica de la privatización neoliberal, preferentemente por la vía de las asociaciones público privadas. ForoSalud considera que este sistema de atención de salud, hoy, en su más honda crisis de decadencia, solo podrá ser enfrentado y superado con la aplicación de una propuesta salubrista integral, armoniosamente articulado en una alternativa nacional verdaderamente democrática y progresista sustentada e impulsada por las organizaciones de sociedad civil, donde todas las mujeres y hombres se reafirmen bajo un enfoque de derechos,  igualdad, género e interculturalidad.

ForoSalud manifiesta que  las brechas históricas de déficit en infraestructura, equipamiento, insumos, medicamentos y de recursos humanos en salud son resultantes de políticas de Estado orientadas a reducir el gasto público.  A esto se suma la desenmascarada conducta de actores fácticos que influyen en estas políticas y que afectan directamente la atención de la salud de nuestras poblaciones, desregulando y dejando a expensas del mercado la vida y la salud de la gente.

ForoSalud considera que los determinantes sociales como la educación, el medio ambiente, la alimentación nutritiva y saludable (con la debida cantidad y calidad de nutrientes bien balanceados), el empleo digno y decente, un transporte público seguro y no contaminante, servicios básicos de agua, alcantarillado y electrificación son condiciones básicas y fundamentales para la salud y la vida humana contemporánea.  Poblaciones enteras son segmentadas de acuerdo a  su condición económica, territorial, de vivienda, de salud, estigmatizando a las más empobrecidas por el modelo como “poblaciones focalizadas” para recibir algún subsidio, en lugar de generar las condiciones para su digna incorporación al trabajo y la protección social general.

CONTEXTO SOCIO-POLÍTICO EN EL PAÍS

Desarrollamos nuestra VIII Conferencia Nacional de Salud en un contexto político, económico y social donde la gran corrupción que hemos vivido en nuestro país por décadas, gobierno tras gobierno, ha sido públicamente evidenciada por el proceso internacional “Lava Jato”, descubriendo a la transnacional brasileña Odebrecht, a grandes empresas peruanas, y a varios políticos y partidos gobernantes en los últimos lustros, dilapidando a su beneficio la riqueza del país y los recursos financieros del Estado. El crecimiento económico no ha permitido un desarrollo integral del país y no ha llegado a los sectores históricamente marginados. Las instituciones del Estado en su gran mayoría se han visto involucradas en la corrupción, con corruptos y corruptores de por medio, pervirtiendo su función social. Se tiene evidencia que los grandes volúmenes de dinero de los presupuestos públicos estaban principalmente destinados a los mecanismos de asociaciones público-privadas, compras de servicios y tercerizaciones para enriquecer a quienes operaban esos presupuestos públicos y a las empresas beneficiadas.

Los políticos, desde presidentes de la República, ministros, gobernadores regionales, alcaldes y funcionarios en todos los niveles están hoy en el ojo de la opinión pública y de la ciudadanía indignada por tanta corrupción. Manuel Gonzales Prada nos gritaría nuevamente fuerte y claro: “Donde se pone el dedo, salta la pus”.

Por lo mismo, se ha configurado un escenario de profunda crisis en las estructuras del poder político, lo que afecta la gobernabilidad neoliberal y al mismo régimen democrático parlamentario, creando una perspectiva de gran incertidumbre en el corto y mediano plazo.  Es una “crisis política en las alturas” que afecta definitivamente la vida nacional.

EL MODELO ECONÓMICO, SU IMPACTO EN LA SALUD DE LA POBLACIÓN Y LA SITUACIÓN SANITARIA EN EL PERÚ

Presupuesto y promesas incumplidas por el gobierno

ForoSalud reconoce que con el escaso presupuesto del 2,0% del PBI (Producto Bruto Interno) -junto a Haití, los más bajos de la región, el sector salud en nuestro país va velozmente rumbo a la privatización. El presidente Pedro Pablo Kuczynski ofreció en su campaña electoral fortalecer la atención pública de la salud, poniendo énfasis en la promoción de la salud y la atención primaria, asimismo, incrementar anualmente el presupuesto de salud en un 0,5% hasta llegar al 4% al final de su mandato. Por el contrario, el Ministerio de Salud degradó la gran estrategia nacional de promoción de la salud y no cumplió con el aumento prometido al sector. Así, el Perú continúa incubando enfermedades como la TBC, la anemia y desnutrición, el SIDA-VIH, el cáncer, la diabetes, la obesidad, entre muchas otras condiciones de salud desatendidas, alejándose del 6% del PBI recomendado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para la región. Todo ello, no obstante la bonanza económica de los últimos 15 años, manteniendo en falencia no solo el sistema de atención de la salud, sino el conjunto de políticas públicas que debieron enfrentar y resolver determinantes claves de la salud.

La crisis económica global del 2008-2009, la caída de precios de las materias primas  y su  impacto en el crecimiento económico peruano, produjeron la típica respuesta del modelo que ensancha las brechas, con un déficit de 70 mil profesionales de la salud (17 mil médicos y médicas) deficiente infraestructura hospitalaria, falta de camas, de insumos, de medicamentos, agujas, hilos, laboratorios, de financiamiento para las carreras profesionales de la salud en las universidades públicas, entre otros. De esta manera, y bajo la orientación del Banco Mundial, se trasladó al gasto de bolsillo de la población la desfinanciación y privatización del SIS (Seguro Integral de Salud) con pagos mensuales que fluctúan entre los 39, 59, 79, 104 soles por persona, lo que obtuvo la aprobación inmediata del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Ministerio de Salud (MINSA), Defensoría del Pueblo, Superintendencia Nacional de Salud (SUSALUD) y la Comisión de Salud del Congreso de la República, renunciando así el Estado a su obligación de proteger la salud y la vida.

El MEF ordenó al Ministerio de Inclusión y Desarrollo Social (MIDIS) que, a través del  SISFOH (Sistema de Focalización de Hogares) y las Municipalidades de todo el país, imponga quiénes van a tener atención de salud y quiénes morirán. Mantener el criterio de pobreza monetaria y establecerla arbitrariamente en 270 soles (pobres) o  90 soles (extremadamente pobres) mensuales, excluye a millones de peruanas y peruanos del derecho a una protección de su derecho a la salud por parte del Estado. Estamos hablando que aquellas personas que tengan un ingreso diario mayor a 9 o 3 soles diarios, no sea considerada “pobre” o “extremamente pobre”, respectivamente, retirándola de los listados del Seguro Integral de Salud (SIS). Una arbitrariedad y deshumanización absoluta de quienes manejan el Estado dejando a la población a merced del mercado de seguros en salud, donde cada quien es obligado a comprar la atención de sus enfermedades según su capacidad adquisitiva.

La mercantilización de la salud

Siendo el ser humano reflejo de lo que es su alimentación y nutrición, no podemos dejar pasar la lucha que se viene dando en el país y en el mundo por iniciar la regulación de los productos altamente procesados que son expedidos como alimentos, y que afectan directamente la salud. La alimentación saludable es requisito necesario para lograr mejores condiciones de vida de toda la población y revertir los índices de las enfermedades crónicas y no trasmisibles. La información y regulación alrededor de esta situación es un derecho que apoyamos. Asimismo, proponemos la limitación en el acceso a estos productos y el giro hacia la promoción de alimentos sanos.

Para ForoSalud, un ejemplo muy característico de las imposiciones de parte del Ejecutivo, el Congreso y operadores económicos de la producción de alimentación procesada ha sido la reglamentación de la Ley de Alimentación “Saludable” para Niñas, Niños y Adolescentes. La política neoliberal impuso sus condiciones de forma atentatoria contra la salud y la vida de nuestras hijas e hijos. La Sociedad Nacional de Industrias y el Congreso fujimorista  han desdeñado violentamente el etiquetado octogonal de alimentos industrializados de la Organización Panamericana de la Salud – OPS por el del etiquetado “semáforo” que no entiende nadie, el cual favorece a los intereses privados y al mercado de la alimentación chatarra, contribuyendo con enfermedades degenerativas como la diabetes, HTA, cardiovasculares, accidentes cerebro-vasculares, cáncer, sobrepeso y obesidad al lado de la mantención de los niveles de anemia y la desnutrición.

El modelo económico imperante y la mercantilización de la salud afecta en grado mayor a las personas que viven con Tuberculosis, quienes requieren no solo antibióticos, sino también las cirugías de tórax pertinentes. Lo mismo sucede con las personas viviendo con VIH-SIDA y su desatención para beneficio de empresas farmacéuticas, las personas con enfermedades raras y huérfanas, las personas con cáncer, con diabetes, enfermedades crónico degenerativas, con hipertensión y enfermedades cardiovasculares, los pacientes con enfermedades renales y la criminal comercialización de las diálisis en el sector privado. Igualmente, las personas con problemas de salud mental, las personas con alguna discapacidad, y aquellas que requieren terapias alternativas como lo es el Cannabis medicinal, ligado a una extensa y consecuente lucha de las madres de niños y jóvenes que la requieren. Junto a todas ellas, las Personas Adultas Mayores desatendidas por el Estado en sus condiciones de salud, de pensiones, de protección social en general, las niñas, niños y adolescentes en la vulneración a sus derechos, las mujeres y su derecho a decidir sobre su cuerpo y en todas las situaciones de su vida.

Género, Desigualdad y Salud

Las mujeres representan el grupo poblacional con mayores desventajas para el acceso a la atención integral de la Salud Sexual y Reproductiva, por las desigualdades de género en aspectos sociales, culturales, económicos y políticos que transversalizan los diversos aspectos de su vida. Así lo demuestra el Índice de Desigualdad de Género (IDG) en el Perú. La salud reproductiva es el factor que más contribuye a esta desigualdad, ya que la tasa de mortalidad materna aún sigue siendo elevada, situándose en 93 muertes maternas por cada cien mil nacidos vivos (INEI). La meta de la agenda de Desarrollo Sostenible es reducir la mortalidad materna mundial a menos de 70 por 100 mil nacidos vivos al 2030. En ese sentido nos preocupa hondamente la intención de eliminar el Protocolo de Aborto Terapéutico, reglamentado en el 2014 siguiendo la orientación política conservadora que culminó con la eliminación del Enfoque de Género en la currícula escolar  y dentro de políticas y programas del Estado.  Por otro lado, la Interculturalidad y la defensa de todas las culturalidades de las poblaciones en general y las andina-amazónicas en particular.

Asimismo, ForoSalud encuentra que el sistema de atención de salud es convertida en un espacio de creciente mercado y de mercantilización de todos los procesos de prestación y de financiamiento; donde la atención privada y la privatización ganan cada vez más terreno. Allí, las grandes corporaciones productoras de recursos necesarios para el funcionamiento de cualquier sistema de salud se imponen con la permisividad de las políticas de Estado.

Por añadidura, ForoSalud encuentra que los medicamentos y la medicamentalización, manejados por una de las más grandes, poderosas y lucrativas industrias farmacéuticas a nivel mundial, junto a la devoradora  tecnología médica donde los conocimientos de los profesionales de la salud, su experiencia clínica y su declarada comprensión humana de los procesos de salud-enfermedad, se subordinan cada vez más a lo que dice y decide un equipo tecnológico, que en general encarecen los servicios que el sistema público debiera brindar a toda la población. A esto se suman las patentes que impiden la elaboración de los genéricos, lo cual obliga al Estado a pagar altos costos por medicinas cuya producción nacional permitiría una reducción de gastos y mayor acceso a estos. Ahora bien, las orientaciones respecto a la producción de conocimientos en salud (ciencia e investigación) y la producción numérica de recursos humanos en salud, en muchos casos son transnacionalizados y claramente orientados al mercado de los servicios de salud, con base en la creciente preeminencia privada de escuelas y facultades de carreras profesionales de salud y una nula política de mejora de las condiciones laborales y remunerativas de los profesionales en el sector público.

En todo lo dicho, la Salud de la Población y su adecuada atención es lo que menos se vigila, se cuida, se protege. Priman las políticas que mercantilizan y privatizan la atención de la salud. La salud como producto económico-social y político es, a su vez, una cotidiana construcción social de procesos múltiplemente dinámicos, es un espacio de lucha para generar y moldear la salud, como resultante de procesos complejos y conflictivos, lo que amerita considerar la Salud misma como una dimensión transectorial y transdisciplinaria ubicada más allá del ámbito sectorial de un ministerio. Resultante de múltiples factores condicionantes, dentro de los que destacan algunos determinantes sociales claves, en el curso del proceso concreto histórico-estructural y coyuntural de nuestro país, resultado, sobre todo, del complejo proceso de determinación social de la salud. Todo ello, nos lleva a colocar la salud y su atención como bien público, que no se le puede privatizar en ninguna de sus dimensiones. La salud es un derecho fundamental e inmanente a la condición humana que debe ser garantizada por el Estado. Nadie puede renunciar a ese derecho, y nadie puede enajenarlo.

Se hace necesario, entonces, un nuevo marco legal y a la vez paradigmático donde los objetivos y metas estén orientados POR EL BUEN VIVR, y donde CONSTRUYAMOS LA SALUD QUE QUEREMOS y que necesita nuestro país.

 

TAREAS ESTRATÉGICAS

El Foro de la Sociedad Civil en Salud – FOROSALUD, como parte del movimiento social por la promoción y defensa del derecho a la salud, debe plantearse la tarea de continuar fortaleciendo la amplia articulación de la sociedad civil  (sindicatos, organizaciones sociales, profesionales e intelectuales, de pacientes, federaciones, colegios profesionales, movimiento de mujeres, colectivos juveniles, organizaciones campesinas e indígenas, universitarios, organizaciones de personas con discapacidad, personas adultas mayores, personas LGTBI) para lograr una agenda común e integral que permita cambios paradigmáticos, EL BUEN VIVIR, cambios en el sistema de salud, entendiendo que los determinantes sociales de la salud son un ente indesligable para entender la situación actual de la salud en el Perú. En ese sentido, ForoSalud debe impulsar la construcción de un nuevo sentido común y una nueva mayoría social que dispute la agenda de la salud como un problema político central de la vida de las personas, en la medida que la política es la expresión concentrada de la sociedad.

ForoSalud debe seguir apostando por la universalización de la salud y de la atención de la salud, con integralidad de atenciones y la solidaridad, priorizando la promoción de la vida sana, liderando el impulso por la incidencia social transectorial sobre los determinantes sociales de la salud, la prevención de daños, incidiendo sobre los factores de riesgo de enfermar y morir prematuramente y la atención primaria como primer nivel de un nuevo sistema nacional de atención de la salud, partir de una reforma fiscal necesaria en el país, que permita garantizar una mejor distribución de la riqueza y mayor inversión del Estado en el sector.

ForoSalud debe convertirse en la plataforma de la producción de conocimiento científico e investigación desde la sociedad civil, que esté directamente vinculado a los intereses de la población para plantear soluciones y fortalecer las luchas por el derecho a la salud.

ForoSalud debe  CONSTRUIR LA SALUD que el pueblo peruano requiere, que necesitan hombres y mujeres trabajadoras, niñas y niños que crezcan y se desarrollen con plenitud y felicidad, adolescentes y jóvenes cuyo futuro les sea límpido y lleno de esperanzas.

Todo está en nuestras manos. Nuestra Salud es Nuestro Derecho. Echémosla a andar.

Parte II

 

AGENDA NACIONAL POR EL DERECHO A LA SALUD

 

MEDIDAS URGENTES

 

  1. PRESUPUESTO Y FINANCIAMIENTO EN SALUD.- Desarrollar la vigilancia y seguimiento al presupuesto público, así como al sistema de recaudación y generación de riqueza, en tanto éstos son núcleos político- económicos en donde se definen el uso y distribución de recursos nacionales, incluido el presupuesto en salud

 

  1. PROMOCIÓN DE LA SALUD Y ATENCIÓN PRIMARIA.- Reorganizar y fortalecer el primer nivel de atención de la salud, recuperando el sentido de la atención primaria de la salud, con su perspectiva de territorialidad, multidimesionalidad de la salud. Para ello, es necesario reconocer la promoción y prevención de la salud, incluida la salud mental, reconociendo su histórica postergación dentro del sistema de salud, la misma que  debe enfatizarse desde una perspectiva comunitaria.

 

  1. ACCESO A MEDICAMENTOS.- Abogar por el acceso a medicamentos y tecnologías en salud como parte del derecho a la salud defendiendo la priorización de la producción y uso de medicamentos genéricos, esenciales, seguros y de calidad dirigidos a los principales problemas de salud pública a través de la investigación, licencia obligatoria y producción local.

 

  1. MEDIOAMBIENTE Y ECOLOGÍA.- Exigir al Estado Peruano el cumplimiento del carácter vinculante de acuerdos internacionales (Convenio 169 OIT y otros) sobre protección del medioambiente y reducción de contaminación de poblaciones y recursos naturales con metales pesados que impactan gravemente en la salud y la sostenibilidad de poblaciones indígenas y sus territorios.

 

  1. GÉNERO Y SALUD.- Reconocer que el género  nos confronta con una demanda de servicios y resultados sanitarios que están marcados no solo por las características biológicas de las personas sino por los riesgos y vulnerabilidades a los que estas son  expuestas, debido a las normas socioculturales atribuidas al sexo del nacimiento.

 

  1. DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS.- Alertar sobre la amenaza a la salud y la vida de las mujeres que significan retrocesos en la atención integral de la salud sexual y reproductiva de la población en particular la de niñas y adolescentes como resultado una organizada oposición conservadora que intenta revertir derechos sexuales y reproductivos y políticas públicas ( Educación sexual en las escuelas con enfoque de género, prevención de embarazos adolescentes, acceso al aborto terapéutico y legal, acceso a la atención integral de salud de población LGBTI, atención de la violencia sexual contra mujeres y sus consecuencias, etc.) amenazando el carácter laico de nuestro Estado.

 

  1. POLITICAS DE PROTECCION SOCIAL PARA POBLACIONES VULNERABLES.- Rechazar públicamente la condición de pobreza y el Sistema de Focalización de Hogares como mecanismo de acceso al Seguro Integral de Salud, el mismo que profundiza la exclusión y vulnera el derecho a la salud de las personas afectadas por enfermedades como el VIH-SIDA y la Tuberculosis, enfermedades raras, con cáncer, personas con discapacidad, personas adultas mayores, personas LGTBI, elevando el gasto de bolsillo de pacientes y sus familias, en tanto limita su posibilidad de una atención integral y sin discriminación, con particular impacto entre las niñas y niños y las poblaciones de comunidades nativas.

 

  1. PARTICIPACIÓN EN SALUD.- En suma, apostamos por una participación ciudadana en salud autónoma y vinculante en todos los niveles de decisión, que sea colaborativa con la salud y con la capacidad de señalar rutas u objetivos distintos a los que el Estado coloca si hubiera tergiversación del derecho a la salud.
    Por ello apostamos por un sistema de participación ciudadana en salud distinto, que sincere los consejos de salud en todos sus niveles, que otorgue a los ciudadanos la capacidad de decidir sobre el modelo de atención y sobre el uso de los recursos, así como que cuente con respuestas efectivas frente a violaciones del derecho a la salud. La participación vinculante en salud es fundamental y la seguiremos impulsando en todos los niveles y espacios necesarios, sea en la comunidad o en los mimos servicios.
  1. ATENCIÓN UNIVERSAL DE LA SALUD.- En relación a la atención universal, integral y solidaria de la salud, expresada en los servicios de salud y el uso fondos, FOROSALUD reafirma los alcances de su construcción programática colectiva de incidencia: defendemos la igualdad en salud, la integralidad de las atenciones a las necesidades de salud, la solidaridad financiera en la que cada persona recibe lo que necesita independientemente de su capacidad económica y situación social.
    Lograr ese sistema universal de salud implica superar el esquema de “aseguramiento universal en salud” que categoriza a las personas por su condición social, económica o laboral, diferenciando su derecho a la atención en “planes de beneficio”.
    Esta corriente expresada teóricamente en el “Pluralismo Estructurado” y asumida por organismos financieros internacionales, aplicada en el Perú y algunos otros países vía el aseguramiento como condición de acceso, ha llegado a su límite hace varios años, e impide lograr avances en salud. Es decir, el modelo de aseguramiento en sí mismo se ha conformado en una barrera de acceso a la atención universal de salud.
    En ese contexto, proponemos un sistema universal que agrupe los fondos destinados a la salud en el país, que sea dirigido por una nueva instancia nacional que absorba todos los recursos públicos destinados a salud para lograr mejores resultados en su asignación y además pueda orientar el sentido de la atención a las necesidades en salud, regulando como corresponde las compras y adquisiciones, para erradicar la corrupción que atraviesa el sistema.
    Ello implica, además, la integración de las redes prestacionales públicas, en un proceso progresivo e irreversible que coloque todos sus recursos al servicio de un Sistema Único Nacional de Salud.

 

 

FORO DE LA SOCIEDAD CIVIL EN SALUD – FOROSALUD

LIMA, DICIEMBRE 2017